lunes, 8 de junio de 2020

Nueva Tierra, Buena Vida

Buenos días, mi Reina!

Estás bañada con el mejor de los colores, el dorado, y ungida en la noche con las luminarias. Eres plata y oro y lo eres todo.
A qué se deben estos tesoros?
Te debo todo...Escucha y recibe mis sentimientos.
Sin tí no soy nada, dice Amaral en esa canción tan de drama...pero contigo, es real.
Nueva tierra que me posees, hazlo como hasta ahora, que yo me entere cuánto me das y cuánto recibes de mi. Que yo me entere y te sienta, para construirte el espacio dentro que me permita mimetizarme contigo, fusionarme en esa realeza.

Amor, eres todo amor.
Es un por fin de re-evolución y de renacimiento. Y soy libre como el viento, gracias a que me posees.
Me entrego a tu savia.

Hoy eres otra, me susurras. 
Hoy ya no me escondo y te miro con convicción.

Sal! No te escondas en la madriguera calentita...tú que me lees.
Hazlo! Hay siempre y hay vida, en la Reina Nueva Tierra.
Hunde tus pies en su útero y refréscate en sus aguas cristalinas. Tiene para ti, es un siempre.
No salgas nunca de ella...
Recupera tu memoria. Ella eres tú, la Tierra Prometida, Cuerpo generoso, Buena Vida.
Alarga la mano, toca su dulzura.

Me intimidas, Ana.

Y la miro, y le digo...

Ya es hora de que ocupes el lugar que se te arrebató...Me inclino a ti.
Sí, solo esperabas el momento y humildemente brillas.

Eres amor y yo que ya soy otra, soy tú.
Es el comienzo de mi mano alzada, de mi canto antiguo,

Se siente aquí, aquí, aquí...toco mi pecho.