martes, 9 de junio de 2020

Me declaro Despierta, o sea, amante.

Este año no pasará al olvido.
Deseo recordarte esta fecha de aniversario, de cumpleaños, de duelo, amor...

Memorable, envuelta en un papel de regalo hermoso y acompañada de tarjetas de felicitaciones, tan bella.
Ya todos sabemos qué representas, no te dejes abusar, grita, saca tu fuerza.
Lo hice, lo hago, lo haré.

¿Te has dado cuenta que solo es necesario un poco de consciencia para despertarnos?
Lo que es inverosímil es cómo estábamos seducidos y drogados sin saberlo, manipulados hipnóticamente con el falso bienestar social, tapadera del vacío existencial: un barranco enorme en las entrañas, árido y muerto, ávido de un hilillo de luz que activara la clorofila, sediento del manantial de tus humores.
Me estaba muriendo y sabes que soy una superviviente, lucho hasta el final.
¡Qué dolor me da el haber sido partícipe de las torturas!
Perdóname...Me abrazas y quedo dormida.
Ven a mí, te acunaré hasta que te calmes.
Y me prometes cuentos, de esos reales, hoy ya es tarde...
Tengo tantos como guijarros, hojas secas o sal en los mares.

Ya sin vuelta atrás, me resulta una pesadilla...no quiero volver a dormir para que me atrape. El pánico no es resultado de la amenaza de la enfermedad sino de la posibilidad de caer en el abismo, envuelta en el engaño nuevamente. Si ya sé todas las caras, si reconozco la verdadera tragedia: la deshumanización y que me coman el corazón, si soy una mujer agradecida a las madres que me han dado la vida a lo largo de la corriente de mi rio, si reconozco y comparto mis dones, si tengo brazos para zarandearte cuando caigas una y otra vez en el sopor, si boca para llamarte cuando te des la espalda, si una intensa mirada me adorna la cara, para hablar sin voz, si la lucidez me abandera y la voluntad me empuja, no dejaré que lo vuelvas a hacer. Ni yo ni tantos miles que estamos ya en la Nueva Tierra.

Yo te elijo por encima de todo.
Y teniéndote, me tengo.

Te quiero de color y no famélica.
Huesos con algo más que piel de papel, ya no me trago las pasarelas.

Verde, henchida, esponjosa, crujiente, sonora, apetitosa, deseable, rica, aromática...con Gracia.
Si tú estás bien, todos estamos bien.
Es ley.
Te amo.